Crítica de The House That Jack Built

(2018)
    Sardy
    Por Sardy
    7

    No puedo decir que siga a Lars von Trier. Con la excepción de Anticristo, la cual quité a la media hora, no habia visto nada suyo desde Bailar en la oscuridad, que aunque reconozco que me pareció un peliculón con una actuación memorable de Björk en el papel de Selma, me dejo tan mal cuerpo que se me quitarón las ganas de ver nada más.

     

    Así que si me acerque durante el festival de Sitges a ver The House That Jack Built fue sobretodo por el morbo y el hype generado a raíz de su paso por Sundance. Probablemente este tipo de noticias se generan como una herramienta más de marketing, que si la gente acabó en shock, que si se iban de la sala, etc. La cuestión es que funciona y en mi caso me despertó la curiosidad.

     

    The House That Jack Built nos explica la historia de Jack, o mejor dicho los crímenes de Jack durante los últimos 12 años, y nos lo cuenta a través del testimonio del propio Jack en una extraña conversación introspectiva con Verge, al que solo oiremos como voz en off durante casi todo el metraje. Y es que a excepción de las victimas, presentes por necesidad del guión, podríamos decir que el único personaje es Jack interpretado por un Matt Dillon realmente espectacular, al que no veia desde la justita Wayward Pines y que bajo mi punto de vista se merecería una nominación a mejor actor. Y es que su interpretación me parece de lo mas destacable de la película, ya que realmente logra transmitir la locura detrás del personaje y hay escenas en las que provoca verdadero desasosiego.

     

    La película está devidida en 5 actos mas un epílogo. Cada acto está dedicado a una víctima y el epílogo nos dará un cierre que quizás no gustará a todo el mundo o no todo el mundo acabará de entender como es mi caso.

     

    Mi principal problema con la cinta es su duración, me parece muy excesiva, provocada sobretodo por unos episodios de conversación introspectiva donde en ocasiones se nos dan hasta lecciones de historia que me parecen totalmente innecesarios y que están presentes en todos los actos. Rompen completamente el ritmo de la cinta y algunos de ellos pueden hacerse muy aburridos ya que no vienen a cuento de nada. Entiendo que Lars von Trier quiere transmitirnos la profundidad de los actos de Jack, pero creo que se pasa de largo.

     

    El guión además de la obvia violencia de los crimenes, la cual hay que reconocer que rompe algunos tabús por lo explicito de la violencia contra mujeres y niños, y por la cual más de una persona en la sala se quedó escandalizada, nos regala también algunas escenas de humor negro realmente buenas. Impagable la escena de la obsesión por la limpieza de Jack.

     

    En general, puedo decir que me ha gustado bastante, pero facilmente le sobran 45 minutos de metraje.

    para poder comentar