Crítica de Bright

(2017)
    Sardy
    Por Sardy
    7

    Para mí , David Ayer es el ejemplo perfecto de irregularidad desde que lo empecé a seguir en 2012 con la interesante Sin tregua (End of watch), siguió con la horrorosa Sabotage, se redimió con la gran Corazones de acero, y la volvió a truñar con Escuadrón suicida, total una que si y otra que no.

     

    Ahora le toca el turno a Bright que nos llega vía Netflix en la que se anuncia como una de sus producciones mas caras hasta la fecha.

     

    Es un thriller de policías con una ambientación completamente "cyberpunk" al mas puro estilo del videojuego "Shadowrun". Y es esta ambientación uno de los puntos mas fuertes de la película, probablemente porque es la primera vez que lo vemos plasmado en una película, al menos que yo conozca.

     

    Y la verdad es que la puesta en escena me ha parecido muy buena. Se nos plantea un mundo en que los humanos conviven con todas las razas del imaginario fantástico-medieval, cada una con sus caracteristicas clásicas y ocupando un status social muy marcado. Así por ejemplo los orcos destacan por su gran fuerza física y por ser menospreciados por el resto de razas, y los elfos tienen una grana agilidad y belleza y pertenecen a la clase rica y dominante.

     

    Desde los créditos ya se nos quiere dejar claro que los conflictos raciales están a la orden del dia, y es lo que marcará el punto de partida de la trama.

     

    A través de lo que presuponemos, es un programa de integración racial, al oficial Ward (Will Smith) se le asigna un compañero Orco generando el rechazo de todo el resto del cuerpo policial. En un momento determinado daran por casualidad con un objeto mágico (también hay magia) que provocara que los busquen y los persigan diferentes grupos y facciones.

     

    El guión es sin duda la parte mas floja de la peli, no es que sea dificil de seguir y tiene momentos realmente interesantes, pero da la sensación que se han intentado poner demasiados elementos en una sola peli y esto la vuelve confusa y poco clara en demasiados momentos. 

     

    El papel de Joel Edgerton como policía orco es sin duda el mas destacable, tiene los mejores dialogos y es fácil acabar empatizando con su personaje. Will Smith no está mal, tiene las gracietas bastante comedidas y eso se agradece, pero no deja de ser Will Smith.

     

    Una peli interesante por su puesta en escena y ambientación, hubiera necesitado menos elementos o más metraje. Huele a saga.

    para poder comentar