Crítica de Figuras ocultas

(2016)
    Maribel
    Por Maribel
    9

    Preciosa película que hay que ver indiscutiblemente en algún momento. Narra la historia de tres mujeres increíbles, con mentes brillantes y valentía de titanes. Gracias a la lucidez de sus cerebros y a su arrojo, se hicieron un sitio en la complicada estructura de la NASA de los años '60, en plena guerra por la conquista del espacio entre soviéticos y estadounidenses. Si entrar en una organización tan increíble como la NASA no fuera suficientemente difícil (a ver cuántos de los que estamos aquí podríamos tan siquiera ni soñarlo), en su caso la dificultad se multiplica por un millón, teniendo en cuenta que eran mujeres y negras. En aquella época la sede de la NASA estaba en Hampton, Virginia, estado preminentemente racista y segregacionista, así que su azaña se puede considerar un auténtico milagro.

     

    La película está bien narrada y se desarrolla estupendamente. Uno se va involucrando más y más en la vida de estas mujeres gracias a la consecución de los hechos, que nos perimte conocer la evolución de los personajes, su vida privada y sus motivaciones para comprender porqué son como son y actúan como actúan. Me ha resultado muy curioso darme cuenta de cómo funcionaban entonces los departamentos técnicos, cuando aún no existían los ordenadores ni tan siquiera calculadoras electrónicas. Todos los cálculos se hacían a mano y de hecho, es el trabajo que empiezan desempeñando las tres protagonistas... miles de cálculos numéricos con lápiz y papel en un tiempo récord y repasando las operaciones de los ingenieros.

     

    Las actuaciones están espléndidas, todas y cada una de ellas. Empezando por los secundarios, el veterano Kevin Costner está magnífico en su rol de jefe estricto pero humano y Kirsten Dunst perfecta como supervisora estirada y encopetada. Me ha hecho mucha gracia encontrar a Jim Parsons haciendo de Sheldon Cooper exactamente igual que en The Big Bang Theory. Curioso también encontrar en esta película a la protagonista, Taraji P. Henson y su pretendiente Mahershala Ali que trabajaron juntos en El curioso caso de Benjamin Button. Eran el matrimonio que adopta al pequeño-viejo Benjamin y le dan todo el amor que solo Queenie y Tizzy podían dar. Me ha sorprendido ver a Janelle Monae actuando tan bien y, por supuesto, me ha encantado ver una vez más a Octavia Spencer.

     

    En definitiva, una película amable, buenrollista y que nos ayuda a comprender mejor en mundo en el que vivimos y, sobretodo, nos ayuda a apreciarlo más, porque aunque hoy en día desgraciadamente aún existan injusticias y actos vergonzosos, debemos recordar que no hace tantos años vivíamos en un lugar donde las personas negras debían sentarse en sus lugares asignados al fondo del autobús y no podían compartir baño con las personas blancas, y donde, como despedida a una reunión de trabajo, el jefe comentaba "avisen a sus esposas de que llegarán tarde". Gracias a la lucha y a la valentía de miles de personas que se empeñaron en cambiar eso, hoy vivimos en un mundo un poco mejor, aunque a veces parezca que no.

    para poder comentar