Crítica de Tenemos que hablar de Kevin

(2011)
    Maribel
    Por Maribel
    7

    Película incómoda donde las haya. El tema que trata es espinoso y difícil: qué pasa cuando no hay conexión entre madre e hijo. Cuando esa criatura que ha llegado al mundo no es deseada ni el progenitor tiene ese insitinto paternal/maternal que hace que se olviden todos los inconvenientes y los cambios que conlleva tener un hijo al contempar la sonrisa del bebé... bufffff.... es un tema tabú, que resulta prácticamente imposible comentar en el mundo en el que vivimos hoy de culto a la maternidad, pero más corriente de lo que creemos según algunos estudios. Otra cuestión que se debate es si el psicópta nace o se hace. Si Kevin venía así de fábrica o es el alejamiento emocional el que lo transforma... da mucho que pensar.

     

    La película está rodada con constantes saltos en el tiempo, cosa que la hace un poco incómoda de seguir, pero creo que la tenisón que este montaje crea es excepcional. Algo horroroso ha sucedido y la cinta lo va mostrando en cuentagotas, mientras nos va conduciendo a ese final terrorífico a través de la vida de los protagonistas.

     

    La protagonista no podía ser otra que Tilda Swinton por su rareza y su singularidad. Borda el papel de madre desapegada, de profesional sobrepasada por la crianza de una criatura, de progenitora llena de dudas y angustias. En cambio el marido, un tontorrón John C. Reilly que no pega ni con cola como marido de esa mujer, sobra en todas y cada una de las escenas en las que aparece. Tal vez su incapacidad para entender el problema o la poca química que desprende la pareja, ha hecho que odie ese personaje desde el principio de la película y especialmente el actor que lo protagoniza. Es por este motivo que no le doy más nota; me parece un fallo de casting imperdonable.

     

    Leyendo algunos comentarios sobre la película, muchos espectadores recomiendan encarecidamente la lectura del libro para entender más la psicología de Kevin, sus motivaciones y sus problemas. Creo que me la voy a apuntar en la lista de deseos de Amazon y a ver si en algún momento me animo a volver a meterme en esta historia tan escabrosa.

     

    Película muy recomendable pero para ver en un momento álgido y potente. Ni se lo plantee si está pensando en tener un hijo y las dudas lo atenazan.

    para poder comentar