Crítica de Un monstruo viene a verme

(2016)
    Maribel
    Por Maribel
    7

    Visualmente es una película perfecta. El monstruo es sencillamente impresionante. Vale la pena ir al cine tan solo por admirar la perfección de los efectos especiales. En realidad toda la película está muy bien montada, con una ambientación perfecta (esos salones ingleses llenos de, fotos, relojes, lámparas y trastos varios amontonados por los rincones) y unos paisajes espectaculares. Los primeros planos mostrando la ejecución de un dibujo me han impresionado especialmente.

     

    Mi problema con esta película es la historia principal que quiere contarnos. Es difícil expresar mi descontento sin hacer spoiler, así que solo diré que si de verdad querían ahondar en el conflicto interno que se puede sentir ante ese gran dolor que es la pérdida de un ser muy querido, deberían haberlo abordado desde un principio, y no dejarlo para el final. Esa es la única manera de enfrentar un tema escabroso y delicado con profundidad y seriedad. El desarrollo de la trama me ha parecido efectista y de hecho todo el guión tiene un tufo artificioso que le resta calidad a la cinta.

     

    Las historias secundarias (es decir, los cuentos que el monstruo narra al protagonista), son una delicia visual, un prodigio para los sentidos. No sé qué genio de la animación ha creado esto pero es estéticamente perfecto. Y todo ello acompañado por la voz profunda y acojedora de Liam Neeson es sencillamente delicioso. Por cierto, recomiendo encarecidamente la versión original, aunque es verdad que la lectura de los subtítulos ha hecho que no pueda disfrutar al 100% del espectáculo visual (nota mental: volver a verla doblada).

     

    Me ha encantado el trabajo de Felicity Jones. He leído por ahí que no está a la altura de las circunstancias, pero para mi hace que el personaje de la madre sea totalmente creíble, cuando hubiera sido fácil caer en estereotipos ramplones que hubieran hecho del personaje una caricatura de una persona enferma. En cuanto a los otros protagonistas, creo que el guión les hace flaco favor, ya que en muchas situaciones las reacciones son totalmente absurdas, restándole credibilidad a la historia. De todas formas Sigourney está maravillosa haga lo que haga.

     

    Los úlimos minutos, muy buenos. Ahí es cuando te hace pensar de verdad la película.

     

    Por si alguien se lo pregunta... sí, lloré a moco tendido, y hacía mucho tiempo que no lloraba en el cine. Así que, señor Bayona, conmigo ha funcionado, pero no me diga que no era exactamente eso lo que quería...

    para poder comentar