Crítica de La vida de Adèle

(2013)
    Maribel
    Por Maribel
    6

    Hacía mucho tiempo que tenía ganas de ver esta película. En general no me ha defraudado, porque me gusta el cine francés y su manera de mostrarnos la vida. Es un concepto diametralmente opuesto al cine estadounidense, en el que el montaje de las escenas está muy bien ligado para no perder ni un minuto en la narración y mostrar solo aquello que es importante para la evolución de la trama. Si uno ve, por ejemplo, un objeto en el que la cámara se para un segundo de más, puede estar bien seguro de que ese objeto es de vital importancia para el desarrollo de la historia y va a tener su papel más o menos importante en la trama. En este otro tipo de cine sucede todo lo contrario: la cámara se recrea en objetos cuotidianos, en actos y eventos que no tienen ninguna trascendencia ni aportan nada especial a la historia y que tan solo tienen por objeto el mostrarnos la vida tal cual es. Esta propuesta hace que las películas sean a veces excesivamente largas, como en este caso... 3 horazas de película en las que en muchas ocasiones tan solo estamos contemplando a la protagonista comiendo spaghettis o manteniendo conversaciones triviales con sus compañeros de clase.

     

    Y en realidad todo esto no tendría importancia, porque a los que nos gusta el cine francés ya estamos acostumbrados a este tempo y a esta manera de hacer cine, si no fuera por lo fulminantemente rápido que sucede la ruptura de la pareja. Me pareció indignante que después de pasarse dos horas encaminándonos hacia el estado de gracia en el que las protagonistas comparten la vida, se resuelva la relación en cinco minutos, con diez gritos, unas pocas lágrimas y mocos y un portazo... perdón??? qué ha pasado??? ya está???

     

    La última media hora tan solo muestra el impacto de todo ello en Adèle y lo enganchada que se puede quedar una persona con con una relación fallida.

     

    Especial mención tuvieron en su momento y siguen teniendo las escenas de sexo lésbico explícitas... qué os voy a decir? a mi ni me molestaron ni me apasionaron. Me parecieron, eso sí, arriesgadas para el público al que estaba dirigido la película (el gran público, vaya), así que la propuesta me parece atrevida y diferente, y por tanto positiva. El problema creo que radica en que las escenas no parecen muy creíbles y estoy segura que alguna mujer homosexual tendría mucho que decir al respecto.

     

    Existen muchas lagunas en esta película... no se nos muestra casi nada de los padres de ninguna de las dos partes, y lo que muestra lo hace de una manera tan estereotipada (la metáfora ostras/spaghettis no cuela) que mejor no haber dicho nada. No se nos muestra cómo se resuelve el conflicto con las amigas si es que se resuelve... hay muchos huecos que no tendrían porqué darse, puesto que había metraje de sobras para explicarlo todo y muy detalladamente. Se ignoran muchos elementos que creo que son de vital importancia para explicar rotundamente la historia.

     

    No obstante, vale la pena verla y contemplar la vida de esta chica sin prisas y con tranquilidad.

     

    para poder comentar