Crítica de Pulp Fiction

(1994)
    Maribel
    Por Maribel
    9

    Magnífica película, impactante, sorprendente, indescriptible...  es una de mis películas favoritas de Quentin Tarantino. No, corrijo: mi película favorita de Quentin Tarantino. Cierto es que debo decirlo con la boca pequeña, puesto que no he revisado su filmografía al 100% y me faltan grandes títulos como  Malditos Bastardos o la actual Los odiosos ocho, pero dudo mucho que la superen por un hecho básico y fundamental: fue la primera película suya que vi y a mis tiernos tiernos 19 o 20 años (no recuerdo el año de estreno en España) fue un baquetazo en toda la crisma que casi me deja sin sentido. Jamás había visto nada igual y creo que por eso la adoro de esta manera.

     

    Todas las historias son alucinantes, ningún personaje tiene desperdicio y se van sucediendo una serie de escenas que son ya clásicos indiscutibles del cine: el baile Travolta-Thurman, la conversación del Willis con el negro después de salvarlo de una situación bastante incómoda, la aparición del señor Lobo... es que es un no parar de tramas flipantes que lo dejan a uno clavado a la butaca.

     

    Aquel año ganó el Oscar a la mejor película Forrest Gump y sí, vale, se lo merecía. Tal vez la de Tarantino era demasiado rompedora para la Academia y frente a una cinta tierna y afable como la de Tom Hanks no tenía nada que hacer. Competían grandes películas ese año, pero estoy segura que si Forrest Gump nunca hubiera existido, Pulp Fiction se habría llevado la palma. Bueno, ganó el Oscar al mejor guión original, que la verdad es un muy buen galardón que reconoce el ingenio, la creatividad y la lucidez de hacer una película casi perfecta como es esta.

     

    Imprescindible. Se tiene que ver al menos una vez en la vida.

    para poder comentar