Crítica de Kung Fu Panda 3

(2016)
    Maribel
    Por Maribel
    8

    Qué alegría volver a encontrarse con este panda maestro de kung fu y glotón empedernido a partes iguales. La primera entrega de esta saga me cautivó desde el minuto cero (me mondé literalmente de risa con la presentación de Po, en los primeros cinco minutos de la película) y puedo decir con mucho orgullo que ha sido una de las poquísimas películas que fui a ver dos veces al cine, sin importarme pagar de nuevo los 9 eurazos que costaba la entrada.

     

    Mi alegría actual proviene de haber vuelto a la esencia de ese personaje, ya que al ver la segunda parte me pareció que se había perdido del todo la gracia y el salero de Po y que nunca volveríamos a recuperarlo. Me equivocaba, puesto que en esta tercera parte los gags son cada vez más graciosos y me estuve riendo de principio a fin.

     

    Parte de esa jocosidad sin límites se la debemos al doblaje. El graciosísimo Florentino Fernández se mete en la piel del panda y no resulta difícil imaginar a personaje y doblador como un solo ente con un sentido del humor fuera de serie.

     

    En definitiva, deliciosa película de animación, muy bien engranada y apta para todos los públicos. Aunque tiene un evidente mensaje educativo (esto es así en prácticamente todas las películas dirigidas a niños, no sea que perdamos la oportunidad de enseñarles algo valiosísimo para su desarrollo), no se pasa en la moralina y te puedes sentar tranquilamente a divertirte y a pasar un buen rato.

    para poder comentar