Crítica de Un lugar tranquilo

(2018)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    7

    Vaya por delante, que premisa más original en lo que a cine de terror se refiere, será difícil encontrar. Vaya por delante también que darle al silencio un protagonismo tan brutal en una película es arriesgado/admirable por igual. Dicho esto no puedo decir que "Un lugar tranquilo" me ha parecido una obra maestra. Es verdad que la historia de una familia intentando sobrevivir a unos monstruos que han asolado la Tierra y que la única manera de no atraerlos es el completo silencio es muy interesante. La química entre todos los miembros de dicha familia es brutal.Tanto entre el matrimonio que interpretan John Krasinski y Emily Blunt, como en la relación de los mismos con sus hijos. Supongo que a eso ayuda que en la vida real Krasinski y Blunt sean también matrimonio. En una película en la que el sonido se asocia a problemas, resulta muy interesante como la aparición del mismo se hace presente de maneras brillantemente rodadas (impagable una escena en que alguien decide terminar con todo...). Que las pocas palabras que salen de los labios de los protagonistas sean en sitios con ruido ambiental (un río, una cascada...) es de una calidad narrativa brutal. Porque son escenas que aportan a la película, no un relleno.

    Añadir también que en los últimos tiempos estábamos acostumbrados a ver en pantalla a monstruos que daban poco miedo/asco/respeto. Aquí los diseñadores de las criaturas se han lucido y es uno de los puntos fuertes de la película. Sus apariciones siempre crean tensión y no se abusa de su efectividad en la gran pantalla. Lo justo y necesario para la historia.

    La película contiene escenas que consiguen poner en tensión al espectador, el cual no consigue apartar la vista de la pantala a pesar de que en algunos momentos se puede pensar "¿pueden ser más desgraciados?". Y todo acaba llevando a un clímax final que personalmente mata el poder considerar esta película una obra maestra.

    Se opta por un final "correcto" y en cierto modo previsible, cuando lo valiente hubiera sido  jugársela.

    Aún así, una de las propuestas más interesantes vistas en este 2018. Hay medios que la consideran el "Déjame Salir" del 2018. En mi opinión no son productos comparables. Causan sorpresa pero cada uno juega diferentes cartas.

    para poder comentar