Crítica de Inmersión

(2018)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Es difícil que una película que cuenta como actores principales a James McAvoy y Alicia Vikander sea una decepción. Es difícil que alguien como Wim Wenders no aproveche el potencial de esos dos actores. Porque no es alguien recién llegado a este mundo y porque tiene tablas muchas tablas en esto de dirigir. Es difícil partiendo estas dos premisas que "Inmersión" sea una película mala, de las de una tarde de domingo en el multicine de Antena 3. Y eso que estamos ante una historia de amor, así de sencillo, aquí no hay giros brutales de guión, aquí el final es el que es y no se dejan cabos sin atar.

    Aquí asistimos a tres historias en una. Un primer encuentro que seguramente es lo mejor de la película, porque todo ese segmento de ellos dos juntos es pura química. Hacía tiempo que no veía una película en la que las miradas, la sensación de que realmente hay algo entre ellos es tan convicente. Guiones inteligentes, escenas de sexo justas y sin nada gratuito. Y todo sin azucar, con dos personajes James y Danny que se dejan llevar durante ese segmento. Con una separación que sin ser dramática y con aspavientos consigue emocionar al espectador. Y luego dos historias más paralelas. La de todo lo que ocurre después de esos dias en un hotel al que sería difícil no querer ir. Son dos historias que juegan con la incertidumbre de Danny, metida en su proyecto de bajar a las profundidas y las peripecias de James en su faceta de espía. Faceta totalmente desconocida por Danny, lo cual aumenta el dolor de ella, que por una vez en su cabeza no evita que sus sentimientos ocupen más que su trabajo/pasión. 

    Gran mérito de la película radica en que se van intercalando los desarrollos de las historias, aunque si es cierto que la de James tiene más visibilidad en la gran pantalla. Pero no es fácil equilibrar las dos historias y que el espectador no acabe perdiendo el interés en una de ellas. 

    Si tuviera que destacar una escena sobre el resto, sería la primera aparición en pantalla del personaje de James. Y como comenté anteriormente todo lo que sea ellos dos juntos. Esa química que insisto, no es fácil de ver en la gran pantalla.

    Y puestos a añadir cosas que hacen que me haya enamorado de esta película, no pierdan detalle de la banda sonora que crea Fernando Velázquez. Caviar para los oídos.

    para poder comentar