Crítica de Ready Player One

(2018)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Vuelve el Spielberg más palomitero. Tras la seriedad de películas como "Los archivos del Pentágono", "Puente de Espías" y "Lincoln" vuelve a ese cine que lo hizo famoso. Y para ello utiliza la novela escrita por Ernest Cline, que aquí también hace de guionista, "Ready Player One". La idea es bastante sencilla. En un futuro no muy lejano la gente utilizará una realidad virtual para evadirse y sentirse "vivo". Utilizando avatares y pudiendo hacer allí sus sueños realidad. Para eso utilizan una especie de cascos de realidad virtual y los que pueden permitírselo unos uniformes con sensores que producen una mayor inmersión en la experiencia. Visto así nada que nos parezca muy lejano, aunque el gran éxito de dicha realidad virtual, llamada "Oasis" es que es online y tiene a casi todo el mundo conectado.

    Partiendo de esa base nos podemos imaginar el disfrute visual que supone cada entrada en ese mundo (donde realmente ocurre más del 80% de la película). Un disfrute basado en la cantidad de homenajes a películas y videojuegos que podemos encontrar, ya sea en los avatares de los que forman parte de esa realidad virtual como de algunas "herramientas" que usan. Por no spoilear mucho y limitándome muy por encima a lo que se puede ver en el tráiler se puede disfrutar de la moto de Akira, de King Kong destrozándolo todo y del mítico Gigante de Hierro.

    El argumento que nace a partir de la idea de ese mundo virtual, es la competición entre todos los avatares para lograr tres llaves, lo que llevará al poder total de Oasis y hacerse con la fortuna de su ya difunto creador. Gente de todo el mundo luchando por conseguirlo y también empresas con intenciones oscuras buscando obtener ese poder. En los papeles principales un Tye Sheridan como Avatar y una Olivia Cooke que para nosotros siempre será la amiga del joven Norman Bates en la serie "Bates Motel". Su elección en el casting ha sido un acierto total y veamos si con el tiempo acaban siendo los grandes actores que parece que serán. Los menos cinéfilos encontrarán en Simon Pegg el rostro más conocido y los amantes de Star Wars podrán volver a  ver a  Ben Mendelsohn haciendo de villano.

    Olvidando el argumento, que en algunos tramos puede ser confuso, el plato fuerte es con diferencia todo el mundo virtual, las escenas de acción con batallas multitudinarias son un puro disfrute. Al igual que todas las referencias cinéfilas y de videojuegos que uno puede encontrar. Mención aparte merece una sección que tiene como protagonista la pellícula "El Resplandor". Es puro cine y pura magía. Pero aparte de esos minutos que nos dejarán fascinados no podemos olvidar que en resumen son 140 minutos de puro disfrute para cualquier amante del cine y los videojuegos. Y para los que ya dejamos atrás la década de los 30 un puro festival de nostalgia. Quizás demasiado festival, porque uno acaba en algunos momenos estando más pendiente de encontrar referencias que de seguir el hilo de la película. Aún así déjense llevar y disfruten, como decía antes del Spielberg más palomitero de los últimos años. Y cuando salgan del cine seguramente pensarán en esta frase más de una vez: "la realidad es real"...

    para poder comentar