Crítica de La paradoja Cloverfield

(2018)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Cuando Matt Reeves en el 2008, con la producción de JJ Abrams, presentó "Cloverfield", aquí conocida como "Monstruoso", asistimos a una genial campaña de publicidad, y por entonces Abrams era algo parecido a un Dios gracias a la serie "Perdidos". En "Cloverfield" asistiamos al terror de saber que algo maligno estaba destrozandolo todo pero sin  mostrárnoslo. Todo en plan cámara al hombro, con los típicos amigos que han ido de fiesta y se encuentran con el festival y con escenas visualmente muy bonitas (aunque estériles a nivel argumental). Como ejemplo de esas escenas un caballo en medio de la ciudad. "Cloverfield" acababa mostrando "lo monstruoso" así de modo abrupto dejándonos con la sensación de "aquí falta algo, nos quedamos con ganas de saber más..."

    Unos años después llegaba "Calle Cloverfield 10"  una maravillosa historia sobre gente en una especie de bunker, no todos de manera voluntaria. Y que enlazaba con "Cloverfield" con unos minutos finales, con mucha acción y un final que prometía acción, mucha acción en lo próximo que nos llegara a los espectadores.

    Y en este 2018, justo finalizada la Super Bowl, Netflix se marca una de los mejores tantos en lo que a promoción se refiere y lanza para sus usuarios "The Cloverfield Paradox", anunciada justo en medio de esa Super Bowl. Punto y de los ganadores para el departamento de publicidad de la platarforma que parece que ya es un rival más que serio para la gran pantalla.

    Sobre "The Cloverfield Paradox" se podrán leer muchas cosas y la verdad es que pocas buenas. Pero el que estas líneas escribe ha quedado muy contento con lo visto. Lo primero a destacar es que más allá de su título y de formar parte de una saga, se puede ver perfectamente sin haber disfrutado de las dos anteriores. Tiene una independencia que agradecerán tanto los que conozcan como los que ignoren totalmente el universo Cloverfield.

    Aquí tenemos la típica misión espacial, con gente de diversos países, todo muy happy, que deciden meterse en la misión de sus vidas para salvar un planeta Tierra que se queda sin recursos. Interpretando a esos astronautas tenemos entre otros a Zhang Ziyi, David Oyelowo y el cada vez más imparable Daniel Brühl. Lógicamente algo sale mal en la misión y allí empiezan los problemas. Y no empiezan a base de bichos dentro de la nave, a los que cargarse a base de metralletas laser y demás parafernalias. Empieza porque la nave parece tomar vida y porque al final la condición humana hace que algo de egoísmo exista en todo lo que pueda pasar. Tampoco quiero/puedo contar mucho más. Pero asistiremos a una escena que será imposible que no recuerde a la familia Addams, a unas carreras por los pasillos que beben directamente de una saga que empieza por A y a un final que siguiendo (y se agradece) la moda de otras películas no tiene porque ser feliz. Justamente será ese final el que acabe de convencernos a los amantes de la saga Cloverfield de la relación con las anteriores.Aunque lo dicho, que si no las has visto, pues lo disfrutas igual.

    "The Cloverfield Paradox" no es ni mucho menos una película menor. Más allá de que no es un producto barato de realizar y  con un plantel actoral de ese nivel,  lo mínimo que se espera es que supere a las películas del multicine de Antena 3. Es un producto inteligente, que no aspira a ser una obra maestra del género, pero que mejora a varias películas vistas en la gran pantalla con temática espacial de fondo. Y si, una es de la saga esa que empieza por A...

    para poder comentar