Crítica de Star Wars: Los últimos Jedi

(2017)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    9

    No es fácil ser objetivo cuando uno es fan de esta saga. Pero a pesar de eso, voy a intentar ser justo con el episodio octavo de una saga que da la sensación que será eterna. Y que de entrada puedo aventurar que si mantiene o se acerca al nivel de este último episodio será un disfrute total para todas las generaciones que ya conozcan/descubran la saga más famosa del cine. Han pasado dos años desde el episodio séptimo "El despertar de la fuerza" y tras el hype que supuso ver en la escena final la aparición de Mark Hamill como Luke Skywalker había mucha curiosidad por ver como se aprovecharía su regreso a la saga.

    Y la verdad es que los guionistas de una manera muy inteligente, no han cargado sobre su personaje el peso de toda la trama. Es un personaje importante, desde luego, tiene escenas memorables, desde luego, pero aquí quien se lleva el premio gordo es Kylo Ren. El personaje al que da vida Adam Driver muestra en esta entrega su faceta más personal. Sus conflictos morales, su lucha interior, todo eso reflejado en esas conversaciones que tiene con el personaje de Rey. Es seguramente el personaje más complejo de esta entrega y se agradece. Es el triángulo Kylo-Rey-Luke el que lleva toda la carga emocional de la película y ante ello incluso el personaje de Leia (al que da vida la ya eterna Carrie Fisher) queda diluido. Todavia más diluidos los personajes de Finn y  Poe..Personalmente pensaba que el peso de Poe en la saga sería equivalente al que en su momento tuvo Harrison Ford como Han Solo pero en pensamiento se ha quedado.

    Como se precie en toda película de la saga Star Wars volvemos a contar con planetas y decorados impresionantes (esa fortaleza final, con esa sal...) y con animales fantásticos que consiguen borrar de un plumazo el mal sabor que todavía se arrastra por culpa del dichoso Jar Jar Binks. Cualquier amante de la acción disfrutará con las luchas de espadas laser y con las naves disparándose y esquivándose a diestro y siniestro.

    Pero lo que hace grande esta película, lo que hace que se ponga al nivel de "El imperio contraataca" es la perfecta mezcla de acción, drama, comedia y épica que durante dos horas y media desfilan por la pantalla. Tampoco negaré que alguna escena deja a todo el mundo con cara de "¿en serio?", y precisamente es ese tipo de escena el que evite darle un 10 a un episodio octavo que reconcilia definitivamente a los fans de la saga. Y que da un puñetazo en la mesa, para dejar claro, que esto no es sólo cuestión de hacer películas para ganar dinero. Esto es historia del cine y poco más que añadir!!!

    para poder comentar