Crítica de Sweet Virginia

(2017)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    No todo es cine fantástico en el festival de Sitges. Y una buena prueba de ello es "Sweet Virginia". La película que cuenta con Jon Bernthal, es un ejercicio de cine negro de alta calidad.Bernthal interpreta a Sam un antiguo participante en rodeos que ahora trabaja regentando un motel. Y mantiene una relación no oficial con Bernadette a la que da da vida Rosemarie DeWitt. Lo interesante de la película  parte de la base de un crimen que se produce al inicio de la película y las relaciones que se crean entre algunos de los personajes.

    Como comentaba antes es cine negro de alta calidad, aquí el guión no busca en ningún momento espectáculo visual. No se ayuda con escenas de violencia coreografiadas ni con personajes demasiado extrovertidos. Quizás en eso destaque el personaje de asesino, interpretado por Christopher Abbott, tiene ciertos tics que corren el riesgo de ser cómicos (esa escena cuando llama por teléfono...). Pero se  mantiene el equilibrio incluso en lo que se supone el clímax de la película.

    Es "Sweet Virginia" una película que confirma a Bernthal como una apuesta segura para cualquier tipo de papeles y es toda una lección de como aplicar la dosis justa de violencia sin que eso pueda afectar al resultado final. Aquí no hay excesos y ese es uno de sus grandes aciertos.

    para poder comentar