Crítica de FirstBorn

(2017)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    4

    "Pirmdzimtais" aquí conocida como "Firstborn" es una película de Aik Karapetian que pudimos ver en el festival de Sitges. Una sala llena de gente a la que la idea de una mujer que se queda embarazada al poco tiempo de haber sufrido un incidente con un desconocido en via pública le parecía interesante. Teniendo en cuenta que dicha mujer está casada con un hombre que no parece tener mucho carácter o personalidad.

    El principio de la película descoloca totalmente al asistir a una especie de teatro japonés (kabuki) en plan casero. Aunque rapidamente eso se justifica en el contexto de una cena entre amigos. El posterior ataque que sufre la pareja protagonista en via pública abre la puerta a todo un festival de celos, paranoias y decisiones equivocadas.

    Todo por culpa de un Francis que se empeña en que su mujer Katrina está teniendo algo con alguien. Francis intentará demostrar su hombría, intentando posteriormente ajustar cuentas con el agresor. Se sentirá débil ante la presencia de un inspector de policía que siente simpatía hacia su mujer y acabará atrapado teniendo que tomar decisiones no deseadas. Y hasta aquí todo lo interesante de la película. Porque en el momento que los elementos fantásticos hacen acto de presencia la película pierde fuelle y despista al espectador. Cuando uno ya se sentía interesado por el componente psicológico de los celos y disfrutaba ante las paranoias de Francis, es cuando el director te cuela una especie de monstruo con ojos rojos que no aporta nada a la película. Y es una pena, porque por culpa de ese monstruo nos han colado una película como si fuera género fantástico. Y no lo es, es un interesante thriller que revienta gracias a las ganas del director de crear algo "diferente", algo "misterioso" y se equivoca totalmente en el intento.

     

    para poder comentar