Crítica de Annabelle: Creation

(2017)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    6

    La precuela de "Annabelle" llega al festival de Sitges para que conozcamos el origen de la ya icónica muñeca. Dirigida por David F. Sandberg tiene en Anthony LaPaglia y Mirando Otto a sus estrellas internacionales para dar visibilidad a esta película.  . LaPaglia da vida al sr. Mullis un creador de muñecas al que la trágica muerte de su hija (que vemos en el inicio de la película) deja sumido en la depresión. Tanto a él como a a la sra. Mullins (interpretada por Mirando Otto, Eoywin para los amantes de la saga El Señor de los Anillos) .

    Tras la desgracia y pasados unos años la llegada de un grupo de niñas huérfanas y la monja que las cuida a su casa lejos de insuflar alegría, acabará siendo el desencadenante de un festival de sustos y situaciones terroríficas.

    Sandberg no inventa nada nuevo en lo que a realización de sustos se refiere. Y acaba alargando demasiado el clímax final. Lo lógico es que en esa parte de la película hayan 3-4 momentos cumbre, pero aquí asistimos a una especie de parque temático. Sustos en la casa, fuera de la casa, aparece un espantapajaros... demasiado para un espectador que valorará siempre más la calidad a la cantidad.

    Aunque ese espectador es el mismo que debe reconocer que los apuntes de humor son brillantes. Imposible no reírse con el pelotazo accidental que recibe la muñeca y la mirada que pone la misma (que es la de siempre pero consigue que parezca distinta según lo que va pasando). E imposible no reírse también con cierta solicitud que hará el párroco Massey y que arranco también las risas del personal de la sala.

    En definitiva, una película que cumple con su objetivo, que no comete el error de querer ser demasiado seria y que apuesta, quizás de manera equivocada, por un exceso de momentos para pasar miedo. Atentos a  la escena final y sobretodo a ese "homenaje" a Expediente Warren con la simple ayuda de una foto..

    para poder comentar