Crítica de Creep 2

(2017)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Que disfrute es poder ver en pantalla grande una película como Creep 2. Y no por un tema de efectos especiales, de grandes paisajes ni demás cosas visuales. Sino porque su guión dentro de lo simple que puede parecer es brillante. Así que los que hemos podido disfrutar de ella en el festival de Sitges 2017 hemos salido de la sala con una sonrisa. Se han escuchado muchas carcajadas en la secuela del film del año 2014. Patrick Brice vuelve a darle a Mark Duplass el papel de psicópata de mente inquieta. Aunque en esta ocasión parece que el protagonista se cuestiona lo que hace, la satisfacción que le produce Lo original de la película radica en la presencia del personaje de Sara que realiza una especie de trabajo audiovisual sobre este peculiar psicópata. Algo así como un "24 horas en la vida de un psicópata". Las explicaciones que nuestro psicópata da a la cámara de Sara son brillantes. Destacar cuando explica como lo que se hace por gusto puede acabar siendo casi una obligación y la decisión final sobre como acabar el documental. 

    Añadir que el hecho de que casi toda la película este rodada con estetica "camara de vídeo en mano" ayuda y mucho a disfrutar de todos los actos de esta extraña pareja de protagonistas.

     

    para poder comentar