Crítica de No Distance Left to Run

(2010)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    7

    Querido lector, si te mueves en la decada de los 30-40 es probable que el documental  "No Distance Left to Run" te suelte en la cara multitud de recuerdos. En especial si fuíste testigo de la famosa batalla musical entre los dos grupos que mejor representaron el famososo "Brit Pop", que eran Oasis y por otro lado el grupo sobre el cual gira este documental, Blur.

    Tomando como partida el regreso a los escenarios de la mítica banda, el documental se nutre con infinidad de imágenes y vídeos de los inicios de la banda (incluso podemos disfrutar de un Damon Albarn en plena función escolar) que combina con entrevistas a los miembros de la misma y segmentos de los conciertos que van efectúando en esa vuelta a los escenarios.

    La llegada a la fama del cuarteto fué lo que precisamente empezó a estropearlo todo, aunque fuera a cámara lenta. Los problemas con el alcohol de Graham, que Alex se tomara más en serio su imágen que su función en el grupo y luego las dificultades para soportar la presión mediática de Damon quedan perfectamente reflejados en el documental. Incluso se nos recuerda la relación de Damon con Justine Frichman, la cantante de Elastica (la apuesta femenina del Brit Pop). Sobre esa relación veremos lo devastado que queda Damon cuando la misma finaliza, pero también veremos que lo que en esa época algunos veíamos como simple publicidad era una relación seria, muy seria.

    Los problemas del grupo con el hecho de que sus fans fueran quinceañeras cuando ellos en el fondo odiaban ese tipo de fans. Y como todo por decirlo de alguna manera recupera pulso con la publicación de "Blur", que fué un puñetazo a lo que la crítica/pública esperaba pero también fué lo que los salvo como grupo. Nunca la guitarra de Graham ha sonado tan cruda y nunca habrá un tema como "Song 2" que logre tener más ganas de destrozarlo todo.

    La manera en la que Graham dejó de formar parte del grupo, el hecho de que Damon se reinventara con "Gorillaz" y un agotamiento más que lógico tras tantos años se muestran sin adornos en unas entrevistas que no tienen nada de artificial. Destacan las declaraciones de Alex y Graham. No se esconden de sus antiguos problemas y es en sus silencios donde se nota que seguramente si volvieran atrás las cosas cambiarían. Pero eran Blur, eran 4 amigos que sólo querían hacer música. Que simplemente crearon eso de el Brit Pop porque volviendo de una gira casi como esclavos en Estados Unidos se dieron cuenta que la música británica había quedado relegada a niveles humillantes.

    Eran Blur, los únicos que en su momento se enfrentaron a ese monstruo que fué Oasis y los hermanos Gallagher (que grande el día en que los dos grupos publicaron material musical en un duelo por ser el número uno) y eran Blur los que en su regreso a los escenarios no disimulan arrugas, ni el paso del tiempo pero siguen siendo una especie de guía  para un público que nunca ha conseguido olvidarlos.

    Y es este "No Distance Left to Run" un documental que todos los que vivimos esa época deberíamos ver sin ningún tipo de duda. Para el resto de público decir que se dejen llevar y disfruten con la increíble historia de ascensión, caída a los infiernos, ejercicio de perdón y regreso emociona/ físico a los escenarios de 4 chicos que durante unos años se comieron el mundo.

    para poder comentar