Crítica de Baby Driver

(2017)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    6

    Edgar Wright estrena "Baby Driver" y no defrauda a los que esperan básicamente lo que su trailer anuncia. Persecuciones en coche, humor, adrenalina y música mucha música. Tanta que es un personaje más de la película, la piel de la misma. Porque podemos hablar también del sorprendente papel desfasado de John Hamm como "Buddy" , podemos hablar de lo macarra  que está Jamie Foxx como "Loco" (aunque  no supera al Jamie Foxx de como "Como acabar con tu jefe") y podemos hablar para acabar de un Angel Egort al que algunos/as llaman el nuevo Brando. Pero todo palidece ante la música y eso acaba siendo su mayor poder pero también su mayor debilidad. Prueba de ello es que al salir del cine lo primero que a uno le apetecezca es buscar en las plataformas digitales disponibles la banda sonora para poder disfrutarla cuando se quiera. Una lástima porque a diferencia de lo importante que era la música en "Guardianes de la Galaxia" aquí se descontrola el papel de la misma y acaba siendo más protagonista que la historia y los protagonistas de la misma.

    Antes hablaba de mayor poder y voy a poner un simple ejemplo de eso. Que cerrar la puerta de un coche llegue a sonar como nota musical y que lo haga de la manera en que lo hace, es para quitarse el sombrero. Por lo demás, pues un bonito videoclip por el que vale y mucho pagar la entrada.

    para poder comentar