Crítica de Sully

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Eastwood dirigiendo a Hanks no puede traer nada malo. Y efectivamente así es una vez vista "Sully". Película que narra el caso real de Chesley Sullenberger, el piloto que en 2009 consiguió aterrizar un avión lleno de pasajeros en pleno rio Hudson sin tener que lamentar pérdidas humanas.  Si bien la película muestra dicho suceso (con unas tomas francamente impresionantes) el verdadero motor de la misma es la investigación llevada a cabo posteriormente para intentar distinguir entre genialidad o irresponsabilidad.

    Es curioso ese enfoque que intenta convertir a un heroe en un loco y la tensión vivida por el personaje de Sullenberger y su copiloto Skiller (al que da vida de forma magistral Aaron Eckhart en quizás el papel que necesitaba para consagrarse en la industria del cine) ante todo el circo que se monta alrededor del famoso aterrizaje.

    Hanks, ayudado por una recreación física brutal del personaje, construye un personaje al que la situación supera y en cada mirada consigue que nos creamos su angustia, su "no entiendo nada". No ganará el Óscar, pero de la quiniela no lo quita nadie. Sobre Eastwood en la dirección poco hay que reprochar. No abusa de la escena del aterrizaje y manteniendo un ritmo tranquilo (en su línea) consique que el espectador quiera saber mas, quiera saber si es inocente o culpable. Consigue que el espectador norteamericano pueda volver a ver un accidente de aviación sin el dolor que podía producir hace unos años y nos regala un guiño precioso a "Gran Torino".

    Añadan una música sin estridencias y el ritmo pausado al que Eastwood nos tiene acostumbrados y tendrán una de las películas necesarias de ver para todos los amantes del buen cine.

    para poder comentar