Crítica de La chica del tren

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    5

    En plena semana de la fiesta del cine llega la adaptación de la novela de Paula Hawkins "La chica del tren". Indicar que es una película cuyo guión llega fresco a mi mente al no haber leído el libro en el cual está basada. Dirigida por Tate Taylor no deja de ser un thriller de esos que podríamos ver en una sobremesa de domingo de Antena 3. Eso sí, con un reparto que quita el hipo. Emily Blunt como Rachel, realiza un trabajo bastante interesante y muestra un personaje con serios problemas con el alcohol de una manera bastante creíble. Aunque ciertas escenas parezcan poco probables y eso le resta puntos para mantener ese alto nivel en la interpretación de dicho personaje. La acompañan en los papeles principales un Justin Theroux, un Luke Evans y una sorprendente Haley Bennet en el papel de Megan, un personaje con una sexualidad desbordante y que inunda la pantalla con su belleza y misterio.

    Luke Evans es la  pareja de Megan y la verdad es que no parece esforzarse mucho en el papel. Eso sí, no tiene problemas en aparecer desnudo si el guión lo requiere, que el sexo sea más o menos necesario para el desarrollo de la historia ya es otra cosa.

    También destacar como pequeño apunte la aparición en un papel secundario pero no por ello menos importante de Lisa Kudrow. Poco queda de la Phoebe que durante años formó parte de una de las series más populares de la tv. Hablamos de Friends y aquí sorprende ver como ha envejecido.

    Sobre la película destacar que todas las escenas en las que el tren aparece son a nivel visual de lo mejor. Criticar que el guión no acaba de ser todo lo sorprendente que intenta y que la película no deja de tener un cierto aroma a la obra maestra que era "Perdida" de David Fincher.

    Un último apunte, el uso de flashbacks y personajes hablando con voz en off en primera persona está bien. Pero abusar tiene su parte de riesgo ya que puede acabar descolocando al espectador. De hecho en la sesión a la que fuí pude escuchar más de una risa en plan "uff otra vez" cada vez que se usaba el recurso del flashback.

     

    para poder comentar