Crítica de El cadáver de Anna Fritz

(2015)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    4

    Dirigida por Hèctor Hernandez Vivens nos enfrentamos a un debut en la dirección francamente un poco desastroso. Y seguramente gran parte de la culpa de eso no este en la dirección. Es de agradecer la sensación de claustrofobia que produce el hecho de que casi toda la película pase entre salas y pasillos. Es de agradecer esa fotografía y es de agradecer el no querer abusar de la sangre en una producción que podía invitar a ello. Pero hay tanto que NO AGRADECER. No se agradece un guión tan flojo que partiendo de una idea que tampoco era nada del otro mundo podría haber sido mucho mejor explotada. No se agradece que los actores no logren interpretaciones más que decentes (aunque el guión desde luego no invita a ello). No se agradece que en menos de 75 minutos se haya ventilado todo el tema. Aquí algunos dirán eso de "menos es más" pero no se engañen. Aquí menos sólo es más porque acaba pronto el despropósito.

    Pero a pesar de un final bochornoso, de un guión incoherente (impagable la facilidad con la que el protagonista principal cambia de opinión) y de la sensación de que no se entiende como un producto así puede anunciarse a bombo y platillo en Sitges 2015, a pesar de todo eso también hay tiempo para el aplauso.

    Para el aplauso de ser valiente, de querer tirar un proyecto hacía adelante y pensar que la juventud de todos los implicados en este proyecto les hará en futuras películas/series mejorar. Aplauso porque no es fácil hacer cine y aún así no perder la ilusión. Y un aplauso porque más allá del resultado final siempre se agradece que alguien quiera ofrecer algo al espectador si ello ni incluye tomarle el pelo. Y yo aquí no veo tomadura de pelo, veo falta de experiencia y de habilidad.

    para poder comentar