Crítica de Terraformars

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Takashi Miike es uno de los directores más prolíficos del panorama actual. Si el año pasado ya presentó dos películas en el festival de Sitges este año no podía faltar a su cita con el que probablemente sea uno de sus festivales favoritos. De hecho en la presentación de este "Terraformars" aprovechó para anunciar que en breve iniciaría en Sitges el rodaje de su nuevo trabajo.

    Dicho esto veamos lo que ha logrado Miike con la adaptación de uno de los mangas más populares de los últimos años. Los que hayan leído dicho manga agradecerán que Miike sea bastante fiel y sepa plasmar en imágenes las viñetas del manga. Se aplaude la recreación de las cucarachas mutadas, convertidas ahora en seres con un cuerpo similar al humano pero mucha más fuerza, más agresivas y un aspecto que intimida.

    Se agradece también la manera en que al igual que en el manga, veamos que clase de ADN han metido a cada uno de los incautos que han ido a Marte con la ingenua idea de que sólo van a matar cucarachas normales.

    Son esas explicaciones del ADN en un formato que parece sacado de un Teletienda donde la película tiene sus mejores momentos. Desgraciadamente flaquea en esos flashbacks donde nos cuentan las motivaciones de los humanos que han ido a liarla a Marte. También decir que los toques de humor tan habituales en la filmografía de Miike aquí sobran. El manga es pura brutalidad y el humor no lo necesita para nada.

    A pesar de todo eso Miike se luce en los enfrentamientos, dejando para el recuerdo unas imagenes visualmente impactantes.

    El final de la película invita a una segunda parte (continuación del manga) y esperamos que Miike vuelva a hacerse cargo del proyecto, porque el resultado es muy satisfactorio.

    para poder comentar