Crítica de Alipato - The Very Brief Life of an Ember

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Kavhn De La Cruz trae a la edición de Sitges 2016 "Alipato - The Very Brief Life Of An Ember" y deja totalmente descolocado al público. El director filipino nos cuenta la historia de una banda de ladrones desde sus inicios cuando todos son niños hasta el final de la misma. Hasta aquí un ingenuo podría pensar que va a ver algo parecido a "Uno de los nuestros", "Erase una vez en América" pero la verdad es que nada que ver con la realidad.

    Está dividida en partes y no se puede negar en ningún momento la capacidad del director para crear travellings de una calidad brutal. Un buen ejemplo es la especie de desfile/actuación musical que abre la película. Llegamos a ver planos al estilo Matrix,con imagen congelada y un mínimo movimiento. Dicho esto y reconociendo las virtudes en la dirección reconozcamos también que el guión es cosa bizarra y de las grandes.

    El primer segmento nos muestra a la banda de ladrones cuando son niños, las descripciones de los miembros del grupo y sus motes son delirantes y los diálogos parecen sacados de una parodía de un videoclip de raperos malotes. El segundo segmento, personalmente me parece el mejor,  narra sin palabras, sólo con animación, como ha sido el paso por la cárcel del jefe de la banda tras un atraco que no salió como esperaban. A partir de allí volvemos a los personajes de carne y hueso y a ver como los años han pasado por la banda. Ahora tenemos uno con una especie de calcetín acabado en bola que le cubre el pene, otro con un pelo que parece el cantante de Boney M con la característica que es un gangster filipino y así otros personajes dignos de cualquier reportaje de "Callejeros".

    Destacar que cada vez que muere alguien en la película, te muestran a continuación su epitafio y tambien la cantidad de planos mostrando las zonas de pobreza, las zonas marginales y demás cosas que ofrecen una imagen del país de todo menos turística. Hay sexo, hay violencia, hay diálogos y situaciones que arrancan la risa del público en plan "pero qué demonios..." y sobretodo cuando se encienden las luces hay la sensación que has visto una película difícil de explicar a los demás.

    para poder comentar