Crítica de Mon Ange

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    "Mon Ange" de Harry Cleven es una propuesta arriesgada que pudimos ver en el festival de Sitges 2016. Y digo arriesgada porque la película es un cuento, una atípica historia de amor y un ejercicio visual de los que no se suelen ver.

    La historia nos narra la relación a través de los años entre Madeleine y un chico, relación marcada por dos fases:

    a) Él es invisible pero Madeleine en su ceguera lo siente con mucha facilidad.

    b) Madeleine recupera la vista y ya no puede sentir la presencia de Mon Ange.

    La solución es evidente pero en ningún momento la película resulta ridícula. Y eso tiene mucho mérito cuando vemos en la pantalla como el pecho de una mujer esta siendo succionado por un bebe pero no vemos al bebe. Destacan también esas escenas de sexo en las que sólo vemos el cuerpo de Madeleine y también esos planos en primera persona de cualquiera de los dos enamorados buscando al otro.

    Habrá quien pueda considerar esta película un "quiero y no puedo", un anuncio de colonias de 80 minutos o una ridiculez que sólo los culturetas/gafapastas apreciaran. Pero la verdad es que es innegable que a nivel visual la película es una delicia. Y que la historia sabe mantenerse en la delgada linea entre lo cursi y lo poderosamente poético saliendo vencedora.

    Ahora, si ustedes son de los que con los cinco primeros minutos de "Amelie" ya pensaron que habían tirado el dinero de la entrada o si "El Gran Hotel Budapest" les parece una chorrada de categoria superior... Si son de esos entonces esta no es su película.

    para poder comentar