Crítica de Remainder

(2015)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    "Remainder" de Omer Fast aterriza en el festival de Sitges 2016 sin hacer mucho ruido. De hecho no era uno de los estrenos más esperados. Y la verdad es que es una pena, porque la película interpretada por Tom Sturridge es una agradable sorpresa que en ningún momento cae en lo previsible.

    Jugando con conceptos vistos anteriormente como la pérdida de memoria (brillantemente tratada en "Memento") y los esfuerzos por recuperarla, asistimos al tour de force del protagonista para conseguir clarificar las cosas. Para ello no dudará en usar todos los recursos llegando a diseñar los momentos que quiere vivir (los que hayan visto "Familia" de Fernando León ya se harán una idea...). Es precisamente toda la sección correspondiente al diseño de momentos el que consigue los momentos más comicos de la película. Unos apuntes quizás algo forzados pero que combinan genialmente con la lentitud y surrealismo de muchas de las escenas.

    Todo eso acabará llevando al espectador a una última parte imposible de sospechar y que resuelve bien, algo que en algunos momentos parece que no vaya a ser posible.

    Quizás por buscarle un fallo, apuntar que el director crea "momentos visuales" totalmente innecesarios (ese contacto con la leche, ese jugar con una ventana..) pero valoremos y mucho que "Remainder" no vende humo y no pretende ser algo para culturetas. Distrae y sorprende,  que es de lo que se trata.

    para poder comentar