Crítica de El extraño

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Si en unos años algún productor americano decide hacer un remake de "The Wailing" puede quedarse tranquilo de que ha pillado un buen material. Porque la película de Na Hong-jin es una clase maestra de cine. Son dos horas y media para una historia de diablos, exorcismos, situaciones delirantes y esos momentos de humor que sólo un buen guión sabe explotar. 

    Se empieza por mostrar un policia que sería el equivalente al americano que come donuts mientras hace guardia. Dicho personaje acaba despertando la ternura del espectador con situaciones familiares un poco patéticas. La cosa poco a poco empieza a abandonar ese tono cómico (a pesar de que se están investigando unos crímenes) en el momento que un miembro de la familia empieza a tener un comportamiento extraño.

    A esas alturas de la película ya se abandona totalmente el tono cómico para entrar en una historia de diablos, posesiones y exorcismos adornada con las dosis de violencia y sangre que tanto agradece el espectador de un festival como el de Sitges.

    Pero no pensemos por eso que cualquier amante del buen cine no se quedará pegado a la pantalla en escenas como la del exorcismo y una especie de duelo entre brujos/chamanes que sucede durante ese suceso. No pensemos que cualquier buen amante del cine no estará pensando durante el último tramo de la película como demonios va a acabar todo eso. La violencia, el miedo y el mal rollo se apoderan totalmente de la pantalla, para tras dos horas y media de película salir de la sala admirando un guión y una puesta en escena impresionantes.

    Uno desea que ojalá ningún productor americano meta mano a este producto porque va a ser imposible acercarse a esta joya que es "The Wailing".

    para poder comentar