Crítica de Tickled

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    9

    En los últimos años los documentales han ido ganándose un prestigio en la gran pantalla. Basta recordar aquel "Super Size Me" y en los últimos años, trabajos como  "Blackfish" o "Citizenfour" para ver la profesionalidad de los mismos y como consiguen enganchar al público. En "Tickled" de David Farrier y Dylan Reeve se nos muestra los entresijos del uso de algo tan simple inicialmente como hacer cosquillas para producir negocio y entrar en la categoría de prácticas fetichistas.

    También nos presenta a algunos de los personajes de ese mundo. No se trata tanto de juzgar a buenos o malos sino de mostrar el conjunto total sin dejar cabos sueltos.  El rigor periodístico es evidente y donde podría meter más morbo se limita a explicar sin querer recrearse. Resulta muy interesante comprobar como casi sin darse cuenta el espectador deja de sentirse divertido para acabar notando un cierto mal rollo ante todo lo que los periodistas narran sobre ese tema.

    La muestra más evidente de eso fué ver como unos hombres haciendo cosquillas a otros vestidos con ropa deportiva arrancó las sonrisas del público, pero poco a poco el silencio fué adueñándose de la sala para acabar dejando a todo el mundo descolocado. El documental regala imagenes dignas de recordar. Como por ejemplo que algo tan sencillo como pasear por una avenida consiga ser hipnótico. Son 90 minutos que podrían ser perfectamente dos horas porque el nivel no decae.

    En definitiva, un documental más que recomendable. Pero piensen,en caso de verla, que tras el visionado de la misma, las cosquillas ya no les parecerán tan inocentes.

    para poder comentar