Crítica de Inside

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    5

    Miguel Angel Vivas es uno de los directores españoles con mejor cartel. Uno recuerda sus anteriores trabajos "Extinction" y en especial "Secuestrados" e intuye otro trabajo nada edulcorado pero que disfrutan mucho los amantes de emociones fuertes. Por eso la idea de que se iba a hacer cargo del remake de "Al interior" sonaba muy apetecible. Sonaba a que iba a ser todo un acierto progamarla en la gala inaugural de Sitges 2016. Y tras verla la sensación que queda es de decepción. Y no porque estemos ante un mal producto, ni mucho menos es así. Una vez más Miguel Angel Vivas ofrece una clase maestra de dirigir. Su capacidad de sacar partido a los espacios cerrados y crear en ellos una gran tensión es única. El uso de los sonidos, aquí acentuados por la discapacidad auditiva de la protagonista (papel bien llevado por Rachel Nichols), consiguen poner de los nervios a cualquier espectador. El resto de los actores cumplen con su objetivo aunque la mala malísima interpretada por Laura Harring no alcanza el nivel necesario para acojonar al público.

    Pero lo triste es que la decepción no viene por el tema actoral. La decepción viene (y aquí Miguel Angel Vivas no se puede considerar responsable ya que el guión no es cosa suya) en ese guión. En ese final edulcorado y en lo poco creíbles de algunas situaciones que arrancaron las carcajadas del público donde en teoría tenían que estar mordiéndose las uñas. Cuesta entender, que partiendo de un material como el de "Al interior" se haya acabado haciendo una película digna de las tardes de sobremesa de cualquier domingo soporífero.

     

    para poder comentar