Crítica de Criminal

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    4

    Da la sensación que los viejos rockeros nunca mueren. Si Mel Gibson se sale interpretando un personaje duro en "Blood Father" ahora toca hablar de Kevin Costner y esa película que es "Criminal". Dirigida por Ariel Vromen nos cuenta las peripecias de Jericho (al que interpreta Costner) y lo que le supone que le metan en la cabeza recuerdos parciales del difunto Bill Pope (al que da vida Ryan Reynolds). Todo para obtener una información de vital importancia para acabar evitando el típico desastre producido por villano que con el rollo de un mundo mejor pretende precisamente cargarse el mundo.

    El villano está interpretado por un cómico Jordi Mollà. Es evidente que Jordi Mollà no consigue nunca transmitir matices en este personaje y acaba arrancando muecas de desaprobación en el espectador. Almenos en "Dos policías rebeldes" como Johnny Tapia lo bordaba con ese acento cubano y ese sentido del humor nada disimulado. Aquí juega a villano y acaba en caricatura de villano. Otro que no se sabe muy bien a que juega es Michael Pitt. Aquí el cerebro, el listo de la clase, el creador de un programa informático codiciado por todos. Que lejos quedan los tiempos de "Funny Games" y que extraño se hace pensar que fue capaz de dar forma de manera brillante a Mason Verger en la serie "Hannibal". Nos pregutnamos donde está el Pitt de "Origenes". En fin...  que pena que aquí vaya con el piloto automático desde su primera aparición en pantalla. Luego está Gal Gadot que deseamos que de la talla como Wonder Woman aunque es menos expresiva que Chuck Norris.  Su marido Bill Pope (Ryan Reynolds otro que ha cobrado el cheque, ha soltado dos bromas de esas que a los guionistas tanto les gusta meter en sus diálogos y eso es todo...) ha muerto y ella demuestra menos tristeza que cuando se te quema lo que estabas cocinando en el horno.

    Afortunadamente, Tommy Lee Jones y Gary Oldman cumplen en sus papeles. No es que se maten, pero su calidad es demasiado buena como para sumarse al desastre del resto de actores. Y aquí incluyo a Kevin Costner. No se puede intentar ir de señor mayor duro si no tienes los genes ni la actitud para ello. Y aquí es inevitable recordar al Mel Gibson de "Blood Father" y no soltar un suspiro. Recordando en especial esa escena en la que Costner suelta un grito de rabia. Ese grito al lado del de Dios Gibson en "Blood Father" es como comparar la serie "El Barco" con "Pérdidos". Creo que no hace falta decir cual es la buena de las dos...

    Así que en resumidas cuentas tenemos a muchos actores de los que se esperaba mucho cobrando su cheque, tenemos un guión perfecto para una tarde de multicine de sobremesa en Antena 3 y tenemos el deseo de que Costner seleccione mejor su próximo proyecto.

     

    para poder comentar