Crítica de Los bingueros

(1979)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Año 1979, en plena época del cine conocido como del “destape” Mariano Ozores presentaba esta película que con los años se ha convertido en todo un clásico y que seguramente todos los que ya pasamos de los 30 hemos visto más de una vez y también nos hayamos reído más de una vez.

     

    La fórmula es bastante sencilla , dos humoristas de cierto renombre en esa época como Fernando Esteso y Andrés Pajares se juntaban por primera vez para ofrecernos una versión de los típicos sinvergüenzas obsesionados con las mujeres, con trabajar poco y con el dinero.

     

    Brutal el momento en el que Fernando Esteso rechaza un trabajo simplemente porque implica trabajar en algo que no le gusta y además es poco señorial. Decide seguir cobrando el paro sin hacer nada. Esta escena no es tan descabellada y ha sido el pan de cada día durante muchos años para mucha gente.

     

    También tenemos el típico momento “señoras de buen ver que se quedan sin ropa” y ponen al borde de un infarto a nuestros protagonistas. Uno ve esos cuerpos poco esculpidos en un gimnasio y esos pubis sin depilar y automáticamente le viene a la cabeza esa época en el que el cine español buscaba la risa fácil y siendo sinceros tetas más taquicardias y sudores siempre ha funcionado.

     

    Algunos de los gags hoy en día serían fruto de cierta polémica,  por ejemplo los que tocan el tema de la homosexualidad aunque sea de pasada, hoy en día no estarían permitidos. Pero lo cierto es que en esa época era la manera en la que eran tratados. Es como si hoy en día un humorista saliera al escenario a contar chistes de “mariquitas” y “tartamudos”  (como hacía Arévalo) no estaría bien visto.

     

    En la película acompañando a Fernando Esteso y Andrés Pajares tenemos a Antonio Ozores como cura experto en el bingo y a una Florinda Chico (que ríete tú de los mafiosos de Los Soprano…) en estado de gracia.

     

    Vista desde el paso de los años la gente dirá que es una película cutre, que sólo son tetas y chistes fáciles, que no hay un guión elaborado. Pero esta película es todo un clásico de la comedia española. Y es mejor a veces un humor simple que querer hacer cine con planos largos y silencios que aburren, para humor inteligente vean Seinfeld o Frasier. Eran otros años y funcionaba un tipo humor del que ahora muchos reniegan.  De todas formas parece gracioso pensar que nadie critica Porky's, hablan de ella como la madre de la comedia de adolescentes americanos y no pasa nada. Sin embargo Los bingueros sólo produce reacciones tipo “uff que mala”, “asco de cine” y demás perlas. Aunque en confianza este tipo de comentarios a veces me produce la misma credibilidad que los que dicen/decían  “sólo veo los documentales de la dos…”

     

    para poder comentar