Crítica de Capitán América: Civil War

(2016)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    7

    Capitán América 3: Civil War se estrena relativamente poco tiempo después de Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia. Las dos tienen en común la idea de que un superhéroe no tiene que gustar a todo el mundo y que esa superioridad a pesar de usarse para hacer el bien, no tiene que ser siempre algo positivo. Las dos fallan también en lo mismo.

     

    Es importante decir que ver esta película sin haber visto antes las dos películas de Los Vengadores y las dos del Capitán América, es una verdadera faena. Porque en esas películas es donde ocurren acontecimientos que enlazan directamente con esta Capitán América 3: Civil War. Gracias a eso entendemos las motivaciones del Capitán América para defender a personajes que uno puede pensar que son indefendibles. Gracias a eso, comprendemos y recordamos sucesos, que ayudan a la teoría de que la acumulación de daños colaterales lleva al mundo a plantearse la necesidad de Los Vengadores y héroes en general.

     

    También al igual que Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, los héroes tomarán partido por bandos diferentes. Y acaban enfrentándose entre ellos. Pero aquí esto no es un mano a mano, más bien esto acaba pareciendo una batalla campal. Liderados en bandos diferentes por Iron Man y el Capitán América aparecen viejos amigos como Viuda Negra, Ojo de Halcón, Bruja Escarlata, y Visión. Se suma a la fiesta el ya conocido Ant-Man (el cual tiene uno de los mejores momentos con una transformación por decirlo de alguna manera atípica) y se presentan en sociedad Black Panther y un nuevo Spiderman. La sensación de estas dos incorporaciones es simplemente que al espectador le suenen familiares para próximas películas en las que ellos serán los únicos héroes en pantalla.

     

    La película peca al igual que sus antecesoras (aquí excluyo Ant-Man) de unas peleas demasiado rápidas. Y la espectacularidad de las mismas es tan alta que se pierden muchos detalles, es como si no tuvieras tiempo ni a pestañear. Y una vez más nos encontramos con otro gran problema de las películas de Marvel. Ese buen rollo y ausencia de drama, esas pérdidas traumáticas que nunca llegan. Uno recuerda que al menos Blade (otro personaje Marvel) realmente lo pasaba mal y no siempre todo era final 100 % feliz. Pero en Capitán América 3: Civil War después de ver el tráiler uno esperaba algo más que unas peleas que al final no llegan a nada irreversible.

     

    En resumen una película palomitera . Desgraciadamente dirigida a todos los públicos, lo cual le resta mala leche y muertes de esas que descolocan al espectador. Y dos preguntas que me vinieron a la cabeza una vez salí de la sala.

     

    ¿Será la reunión de supervillanos de Escuadrón Suicida la película que realmente eliminará ese punto Disney? 

     

    ¿Se atreverán algún día a versionar la saga de comics “Injustice”, donde villanos y superhéroes mueren con la misma facilidad y sin miramientos ni momentos felices?

    para poder comentar