Crítica de La habitación

(2015)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    Es La habitación dirigida por Lenny Abrahamson, un retrato de lo difíciles que pueden llegar a ser las relaciones familiares tras un suceso traumático.  Joy y Jack magistralmente intrepretados por Brie Larson y Jacob Tremblay  viven en una habitación durante años secuestrados por un hombre que utiliza a Joy como esclava sexual. Durante el tiempo del cautiverio Jack consigue vivir en un mundo totalmente distinto al real gracias a Joy que se esfuerza en conseguir que su hijo no sea consciente de la situación real que viven.

     

    Hasta el momento en que consiguen volver a la libertad la película transcurre en esa minúscula habitación y consigue arrancarnos una sonrisa con la misma facilidad que nos hace sentir incómodos en ciertas escenas como la primera vez que Joy ve “al viejo Nick”.  De una intensidad y emoción brutal el rato que pasa desde que la policia encuentra a Joy hasta el reencuentro con su madre. A partir de ser libres la película cambia totalmente de decorado pero no de intensidad.  Siendo aquí donde el drama y el dolor son realmente más fuertes. El dolor se lleva a dos niveles, el de una madre por conseguir que su hijo encaje en un mundo totalmente distinto al que conocía y también de el de otra madre que recupera a su hija después de creerla desaparecida para siempre.

     

    Brie Larson se llevó el Oscar por su papel de Joy pero personalmente destacaría la interpretación de Joan Allen como esa abuela que intenta que todo vuelva a la normalidad.

     

    No les mentiré,  solté alguna lágrima. Porque es en esos momentos que la voz en off del pequeño Joy nos habla del mundo, tanto su mundo inicial (la habitación) como el recién descubierto cuando se nos hace un nudo en el estómago y es imposible no emocionarse.

    para poder comentar