Crítica de Las últimas supervivientes

(2015)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    9

    2015 ha sido un año que ha brindado dos películas que son un puro homenaje al cine de los 80. Turbo Kid y la que hoy nos ocupa Las últimas supervivientes. La diferencia entre las dos radica en lo mucho que arriesga Las últimas supervivientes. En la película, el personaje de Max Cartwright junto con sus amigos entra en la película que su madre Amanda interpretó allí por los 80. Se trata de “Campamento Sangriento” y es un buen ejemplo del cine de terror de esa época. Homenajea especialmente a la saga Viernes 13 en la temática de grupo de jóvenes descerebrados y con la hormonas a tope que van cayendo uno tras otro en manos del típico asesino con un pasado traumático.

     

    “The Final Girls” juega de manera muy inteligente con la idea de vivir dentro de una película de la cual sabemos lo que va a pasar. Los desnudos invitan a la aparición del asesino y el clásico apunte de “la virgen es la que sobrevive” es remarcado en varias ocasiones. Película con momentos muy cómicos,  principalmente por los diálogos entre los protagonistas iniciales y los que han entrado en la película. A destacar la frase que tiene a George Michael como protagonista y  los toques humorísticos propiciados por la típica jovencita cachonda,  aquí interpretada por Angela Trimbur que curiosamente salía en Halloween II (la de Rob Zombie).

     

    Las canciones elegidas son un puro revival a una época y luego está Malin Åkerman. Su interpretación de Amanda es lo mejor de la película. Sin hacer spoiler sólo decir que nunca un baile de despedida fue tan hermoso y trágico a la vez.

    para poder comentar