Crítica de Somos lo que somos

(2013)
    Enrique Menéndez
    Por Enrique Menéndez
    8

    En algunas ocasiones te encuentras con películas que pasan sin pena ni gloria por la cartelera. De esas que nos visitan en festivales como en el de Sitges. Y que con un poco de suerte consiguen distribución y se pueden ver aunque sea durante poco tiempo en las salas de cine. Somos lo que somos remake americano de Somos lo que hay es un buen ejemplo de ese tipo de cine. No es en absoluto una película comercial, pero para los que quieran pasar un buen rato en tensión y con una sensación de mal rollo en el cuerpo, pues esta es su película.

     

    De una manera bastante original, el director Jim Mickle nos presenta a la familia Parker. Los Parker sufren sólo empezar la película un acontecimiento traumático que hace que las “responsabilidades” familiares cambien de protagonista. El canibalismo mezclado con el fanatismo religioso hacen acto de presencia. Inicialmente de manera sútil, sin enseñar mucho pero con el paso de los minutos las cartas ya se muestran sin ningún tipo de pudor.

     

    No es película para estómagos sensibles y mucho menos mentes sensibles. Seguramente habrá películas que muestren mucho más como por ejemplo The Green Inferno pero no es sólo lo que se muestra, es lo que representa. Los Parker encabezados por Frank y seguido con cierto miedo por sus hijas Iris, Rose y el pequeño Rory viven en su propio mundo y sus propias reglas. Reglas no por todos compartidas aunque aceptadas básicamente por el miedo y unas creencias que vienen de lejos.

     

    Ya comenté que “The Green Inferno” es mucho más gore por decirlo de alguna manera. Pero si tienen la ocasión de ver “Somos lo que somos” quédense con esa primera cena. Nunca tan poco enseñó tanto.

     

    A veces nos encontramos con películas que te hacen quedarte enganchado frente a la pantalla hasta ese final que afortunadamente no tiene porque ser feliz al 100%, ni siquiera al 70%.

    para poder comentar